Artículo

Lladró: 60 años de prestigio y pasión por la porcelana.

Lladró es una de las grandes firmas icónicas españolas que han conquistado el mundo gracias a su excelencia y saber hacer. 

La firma es líder mundial en el diseño y fabricación de piezas exclusivas de arte en porcelana y representa un estilo de vida asociado a la cultura y el lujo. 

Desde hace más de 60 años sus escultores y artesanos elaboran cada pieza desde su única fábrica en el mundo, en Valencia, a través de un proceso artesanal que combina el talento, la experiencia y una exquisita meticulosidad con técnicas ancestrales y una paleta de colores propios inconfundibles.

Primera fábrica de Lladró

La historia del éxito

Lladró protagoniza una historia de pasión y éxito de la mano de tres hermanos que convirtieron su don con la porcelana en un imperio que hoy en día lidera el mercado internacional. 

En 1953 Juan, José y Vicente elaboraron sus primeras creaciones en un horno moruno construido en su casa natal, en Valencia. Estas piezas ya poseían un encanto especial que despertó el interés del público y en las que se podía apreciar una clara influencia de los grandes fabricantes europeos como Meissen Sèvres o Copodimonte. Poco tiempo después Lladró abrió su primera tienda en Valencia con la que cimentó un nombre que se convertiría en símbolo del lujo artesanal. 

En la época de los 60, la firma española consolidó su estilo, un estilo único y distintivo protagonizado por sus largas líneas y su destreza en el manejo del frágil material.

Poco a poco, las piezas se vuelven más complejas, desafiando las leyes de la gravedad y se definen los tonos pastel de Lladró, un sello distintivo de la marca.

Algunos años después, Lladró comienza  su expansión internacional, la firma comienza a realizar trabajos más ambiciosos y sus primeras series limitadas realizadas por expertos artistas.

Las grandes capitales del mundo cayeron rendidas ante las exquisitas piezas artesanales y Lladró levanta un imperio “made in Spain” sinónimo de sofisticación y elegancia. 

Los años 80 trajeron nuevas metas para la firma española, mayor control sobre la porcelana, colecciones singulares creadas por la fantasía y el placer de creación de sus artistas y la Sociedad de Coleccionistas de Lladró, que contó con más de 100.000 coleccionistas de porcelanas de la marca. 

A partir de los años 90, Lladró se centra en alcanzar la excelencia. Inauguró varias boutiques en algunas de las calles más exclusivas del mundo en Tokio, Madrid y Beverly Hills y sus obras recibieron prestigiosos premios y se expusieron en las capitales de todo el mundo.

Los diseños de la marca evolucionan con la misma y Lladró apuesta por una línea estética innovadora, que convivirá con sus clásicos. Así nacen colecciones como Aura, Movement o Humanitas.


Símbolo de distinción

A lo largo de su historia, destacadas personalidades como Ronald Reagan, George Bush, el arquitecto Norman Foster, el premio Nobel Paul A. Samuelson, Michael Jackson o Lauren Bacall se enamoraron de la firma y fueron poseedores de algunas de sus más exclusivas piezas. 

En 1988,  el éxito internacional de la firma española desembocó en la apertura de su primer museo en la Quinta Avenida de Nueva York. El Museo Lladró inauguró un exclusivo espacio de nueve pisos en la capital mundial de los museos, que cayó rendida ante la excelencia de sus piezas.

Museo Lladró. Quinta. avenida. NYC

Pocos años después, el Museo Hermitage de San Petersburgo, considerado un referente mundial, acogió una exposición de esculturas Lladró de las cuales las piezas Carroza siglo XVII y Don Quijote pasarían a formar parte de la colección permanente del museo. 

En tan solo diez años, Lladró recibió tres Premios Príncipe Felipe, como reconocimiento a su trayectoria profesional: Premios Príncipe Felipe a la Internacionalización, a la Competitividad y a la Gestión de Marca Renombrada. 


Mirando hacia el futuro

Lladró comienza una nueva etapa manteniendo sus orígenes pero con mirada hacia el futuro. 

El imperio de la porcelana se coloca como referencia internacional de un estilo de vida, añadiendo a sus valoradas esculturas de porcelana piezas de joyería, iluminación y exclusivos accesorios para el hogar.

Una firma con más de 60 años de historia que representa con cada una de sus piezas la exclusividad y el lujo del sXXI.

Send this to a friend